martes, 19 de junio de 2018

¿Existe un modelo único de éxito para la prensa escrita?

¿Desaparecerá definitivamente la prensa escrita?  ¿Qué deben hacer los medios  en papel para mantenerse en un mundo cada vez más digital?  Aunque han sido muchos que han augurado erl fin del actual modelo,  otros, como el  CEO de Amazon Jeff Bezos, decidió apostar por  reflotar el Whasington Post, una cabecera de referencia en el periodismo norteamericano. 
La crisis económica mundial, sumada a un modelo donde los usuarios se han acostumbrado a  acceder a  contenido gratuito  en la red y a la aparición de las redes sociales, en las que el periodista ya no es el único que informa sobre la realidad,  ha obligado a cerrar a numerosos medios de comunicación. El ejemplo más claro: en España, sólo la construcción se ha cobrado más víctimas laborales que el periodismo en la última década. 
Así pues, ante la caída de ingresos  publicitarios, ¿qué modelo resulta rentable? En definitiva, se trata de apostar generalmente por una de estas vías: publicidad o suscripción.
Depender de la publicidad para la  gestación de un medio de comunicación provoca  la introducción del marketing en los criterios periodísticos.  La calidad de la información dependerá de la marca que la financia. Y,  al fin y al cabo, el objetivo de un medio de comunicación es ofrecer contenidos de calidad al lector,  lo contrario es 100% publicidad. 

¿El periodismo será digital o no será?
¿Y si  ofrecemos un modelo de suscripción de contenidos? Pues ante todo nos encontramos ante un usuario reticente a pagar por contenidos que ya dispone en otras plataformas gratuitas. Si queremos apostar por este modelo, hay que priorizar la calidad del contenido,  con informaciones, articulistas  de gran renombre y  reportajes en exclusiva. 


miércoles, 13 de junio de 2018

¿En qué lugar queda el periodismo?


Son tantas y variadas las voces que se alzan para pontificar sobre el periodismo, su utilidad y su función social, que cuesta decir algo que no suene repetitivo. El cambio tecnológico, el acceso y la sobredosis de información, la mezcla de ésta con la opinión sitúan a la profesión periodística en una auténtica encrucijada. El público ha cambiado. Ya no existe ese receptor que tan solo se limitaba a recibir información, cuyas opiniones quedaban caducas en una sala de estar, en la cocina o en el bar de la esquina. 

Quizá podríamos hablar de alguna carta al director muy de vez en cuando, pero nada que ver con el despliegue de opiniones y criterios de los que somos testigos hoy en día. Las personas quieren ser escuchadas y formar parte de los puntos de vista de informadores, expertos y protagonistas; quieren hablar directamente con el protagonista del hecho y que éste conteste; quieren influir en la consciencia de quienes reciben también la información; quieren que el periodista les comunique lo que ellos quieren saber y entender; en definitiva, quieren ser partícipes de nuestra actualidad.

¿Opinión/Información?
Youtube sube 20 horas de video cada minuto, se publican tropocientos millones de tweets diarios y millones de imágenes en Instagram. Los personajes e incluso las instituciones públicas utilizan las redes para comunicar algo realmente importante, dando a entender que no siempre necesitan ‘intermediarios’ para comunicar aquello que les interesa. Y, entre tanto, qué papel dejamos jugar a los periodistas. ¿Simples espectadores cualificados? ¿opinadores de todo?. Tiempo atrás, la profesión periodística era concebida como una garantía para una sociedad más democrática. ¿Queda algo de todo eso?

Carlos Bascones 

martes, 12 de junio de 2018

¿Por qué las plataformas streaming han cambiado el mundo audiovisual?

Internet y las nuevas plataformas on demand han revolucionado los barómetros de audiencias. Si bien antes era sencillo calcular el share que tenía cada programa en la televisión, la tecnología ha fragmentado a los espectadores: hay más contenido en más canales y sobre todo, ya no hay una única plataforma de visionado. 

Así, los servicios streaming han permitido al usuario ver el contenido que le apetece en el momento que le apetece: lo han hecho propietario de su propia parrilla de contenidos. El tener que esperar una semana a que saliera el nuevo capítulo suena ya a siglo XX. 

Plataformas como Amazon o Netflix no sólo han alterado la visión temporal de la televisión, sino que han penetrado en el mercado como ningún otro sistema tecnológico a lo largo de la historia de la televisión. A principios del año pasado, los países que aún vetaban a Netflix se podían contar con los dedos de las manos (Siria, Crimea, Corea del Norte y China). 

Además que estas mismas compañías hayan integrado el negocio de la creación, la producción y la distribución en una sola cadena de montaje ha permitido una mayor flexibilidad tanto de contenidos como en originalidad. 

Netflix ha revoluciado el mundo audiovisual

Por último, estas plataformas están ganando una guerra que todo el mundo había dado por perdida: la piratería digital. Aquello que las discográficas (en el caso de la música) o las productoras (sector audiovisual) no habían conseguido superar, plataformas como YOMVI (Movistar), HBO o Netflix han barrido gracias a un cambio en la política de producto: unos precios asequibles (lo que valía hace una década una película, vale ahora un mes de suscripción a una plataforma) y una reducción de costes (el usuario sólo necesita Internet). 


lunes, 4 de junio de 2018

Google, nuevo partner de RTVE en 'Journalism Innovation'

'Journalism Innovation' es un proyecto lanzado por Radio Televisión Española orientado al estudio de las nuevas tecnologías audiovisuales aplicadas al periodismo.  Así, el proyecto , lanzado el pasado mes de febrero, trata de innovar en cómo la información llega a los usuarios mediante múltiples canales. 
De esta manera, cuatro meses después de su fundación, Google ha decidido formar parte del hub. La empresa norteamericana, pues, ofrecerá todas las herramientas de Google Cloud Platform, su tecnología de almacenamiento de datos, a fin de investigar y mejorar el proceso de una noticia. 
Google, especialista
La colaboración de Google dotará al proyecto de un partner especialista en big data e inteligencia artificial. Así pues, la empresa tecnológica permitirá mejorar en campos como la detección de Fake News, de contenido inapropiado, etc. 
La multinacional española ya colabora con este proyecto
Google, pues, se une a un selecto grupo de empresas que ya ofrecen su colaboración a Journalism Innovation. Telefónica, Watchity o VSN ya participan en este proyecto.